Oxímoron

A los que miramos con los ojos cerrados. Y vemos elefantes.

#lovewins

Me gusta pensar que muchas veces la verdad es un oxímoron. Que en lo que parece el seno de una contradicción imposible de resolver, está la respuesta de todo. Y es que a veces todo no tiene respuesta; a veces simplemente, ES.

Empleamos (qué palabra horrible) grandes cantidades de nuestro tiempo intentando dar explicaciones lógicas, razonables o de sentido a común a realidades, emociones o situaciones que se escabullen de cualquier (con)sentido que se ciña a la lógica, la razón o el sentido común. Hay verdades que simplemente, no se ciñen más que a su propio (sin)sentido.

Por suerte, el arte nos brinda su inexplicable lenguaje para expresar la esencia oximorónica de nuestra absurda y subjetiva forma de leer la vida y el mundo. Un mundo fantástico y triste a la vez, un mundo fantrístico.

Fantrístico es que el silencio en música sea tan importante como el sonido.

Fantrístico es que, en escultura, el vacío sea tan expresivo como el lleno.

Fantrístico es que en pintura no haya color. Y que, en poesía, el verso se desmiembre hasta desaparecer.

Fantrístico es que las verdades más claras sean secretos evidentes. Como ya dijo el domesticado zorro de El Pequeño Príncipe:

“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple:

sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.”

FantrísticaMente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s